Casas modernas, una apuesta arquitectónica diferente

El hogar, ese espacio de vida en el que todas las personas pasan un buen horas de intimidad a lo largo de las semanas. La pasión por la decoración y la construcción de viviendas modernas es algo que está a la orden del día. Las casas ya no son solo un espacio al que acudir a descansar, comer y asearse, sino que se han convertido en un lugar en el que construir recuerdos, vivir experiencias y experimentar sentimientos positivos.

Cada vez se cuida más la construcción de las casas y su decoración para adaptarlas a estas nuevas necesidades del concepto hogar como espacio íntimo, cómodo y seguro. Son muchas las personas que deciden contactar con nosotros para construirse una vivienda moderna, adaptada a todas las necesidades actuales y con comodidades extra.

Y es que las viviendas de diseño son una de las inversiones más importantes para cualquier núcleo familiar. Hacerse una vivienda de diseño, moderna, contemporánea, llamativa e ideal es el sueño de prácticamente cualquier persona.

¿Pero qué lo que tiene que aconseja hacer un arquitecto de viviendas modernas? ¿Cuáles son los requisitos mínimos de este tipo de construcciones? ¿Qué cosas se deben tener en cuenta para hacerse una vivienda de diseño y no equivocarse?

 

¿Qué es una casa moderna?

El concepto de vivienda moderna o casa de diseño no es algo realmente novedoso. En realidad, ya durante el siglo XX hubo personas empeñadas en construirse una vivienda moderna que destacara sobre el resto del vecindario no solo por su estética, sino por las comodidades y avances tecnológicos que incorporara.

Aquí toca sacar a relucir el nombre de un arquitecto de viviendas de diseño que revolucionó el mundo de los planos y la construcción: Mies Van Der Rohe. Nacido en 1986, fue un arquitecto germano estadounidense precursor de las construcciones minimalistas y seguidor del estilo Bauhaus, instaurado por Walter Gropius.

La intención y el proyecto de Van Der Rohe pasaban por crear viviendas de diseño funcionales, cómodas, con líneas modernas y atractivas y con un diseño personal, genuino y único.

En los trabajos de la escuela de Bauhaus y Mies Van Der Rohe está el inicio de esta inquietud de la sociedad por hacerse una vivienda de diseño.

 

¿Qué debe tener una casa moderna?

Son muchas las características de las casas modernas, y también muy variadas. Dependerá no solo del momento de la construcción, sino de los gustos del cliente, de las tendencias del arquitecto y de otras variables que forman parte de las decisiones a la hora de crear una nueva casa de diseño.

Sin embargo, existen una serie de valores habituales que se dan en estas viviendas modernas y que suelen ser repetidas en cualquier punto del planeta.

 

Simplicidad

Las líneas claras, los planos simples, las formas y los volúmenes claros… Todo esto forma parte de la esencia total de las viviendas de diseño. La simplicidad no está reñida con el diseño, puesto que existe la posibilidad de jugar con los volúmenes, aplicar forman cúbicas y otro tipo de recursos que se ponen al servicio de las construcciones para crear casas limpias, originales y cómodas.

 

Luz

La luz natural es uno de los valores arquitectónicos de este tiempo. Se apostará por la presencia de grandes ventanales que den sensación de apertura y libertad. Además, fomentar la presencia de luz natural también tiene un efecto directo sobre el gasto energético: se abusa menos de la luz artificial y se reducen las facturas de electricidad.

 

Verticalidad

Una de las cosas más osadas de construirse una casa de diseño es romper con la idea tradicional de vivienda unifamiliar horizontal y apostar por construcciones que ganan espacio en altura y juegan con los espacios vacíos y llenos, que es una de las principales demandas que se hacen a los arquitectos de viviendas de diseño.

Los beneficios de una casa moderna

Sin duda, muchos de estos valores de las casas modernas tienen beneficios directos sobre la misma, sus habitantes y el entorno.

Hacerse una vivienda de diseño es ideal para integrar tecnologías domóticas que hacen la vida más fácil a las personas que habitan ese domicilio. Utilizar la wifi para poner la lavadora, encender el horno, parar la calefacción o bajar las persianas es un placer con el que debe contar cualquier vivienda moderna.

Por supuesto, al estar creadas al milímetro para coincidir con el gusto de los propietarios, estas viviendas de diseño son especialmente cómodas y funcionales: están pensadas para ofrecer una experiencia de vida absolutamente positiva y agradable.

En último lugar, estas viviendas modernas están muy pensadas para crear espacios ecológicos y responsables con el medio ambiente: se utiliza mucho material reciclado en su construcción, se apuesta por la integración de elementos naturales y se busca que no sean un problema para su entorno.

 

El sueño de muchos, tener una casa moderna

Son cientos las personas que cada día deciden cumplir su sueño de tener una casa moderna. Las viviendas de diseño se convierten en uno de esos proyectos de vida más importantes para una familia. Construirse una casa de este tipo es una verdadera aventura que merece la pena experimentar.